MOXIBUSTIÓN

La moxibustión es una de las técnicas más usadas junto con la acupuntura. Consiste en estimular puntos específicos de acupuntura o áreas corporales a través del calor mediante la combustión de conos o puros (denominados moxas) elaborados con la planta Artemisa vulgaris. Se puede aplicar de manera individual o complementaria a otras técnicas de la MTC, como la acupuntura o el Tui-Na, en aquellos casos en los que se necesite un efecto más potente. 

La persona que lo recibe siente una sensación muy agradable de calor que penetra a través la piel y se extiende por todo el canal energético que se está trabajando.

El objetivo fundamental es generar un efecto que favorezca el equilibrio del organismo gracias a los estímulos producidos por el calor de la moxa en los puntos de acupuntura y los meridianos. Ayuda a activar la circulación del Qi (fuerza vital) en los canales, mejora la circulación, elimina los estancamientos, el frío y la humedad y aumenta la energía del cuerpo. La moxibustión alivia el dolor en músculos y articulaciones, e incluso se han realizado diferentes estudios científicos que hablan del beneficio de aplicar esta técnica en determinados puntos de acupuntura para corregir la malposición fetal.